Rosalía siempre (2005)

PORTADA ROSALIA001
¿Quén non xime?

La poesía es un río que nace en el poeta, su manantial crece, fluye y se alimenta con el coro de gentes que la leen, la dicen o la cantan. Afluentes. La obra poética de Rosalía de Castro me produce una admiración reiterada y creciente. Ella es la conciencia del paisaje natural y emocional de Galicia. Forma ya parte de la expresión de ese paisaje. Con frecuencia hizo suyos versos de coplas populares. Un punto de partida y de vuelta. Fuente de inspiración. Fruto y semilla.

Descubrí los poemas de Rosalía cuando apenas tenía diecisiete años: estaba estudiando en Valladolid y allí en Castilla sentí por primera vez el apego a la tierra, la nostalgia del aire y el campo de mi Bierzo natal. A través de sus versos volvía a respirar los airiños, aires... Y fue aquella emoción lo que me llevó al canto. Casi sin darme cuenta comencé a oír dentro de mí la música de aquellos versos y a cantarlos. Era como abrir el pecho y desahogarse. Ni siquiera pretendía entonces hacer una canción: simplemente iba susurrando los versos y, al dictado de su ritmo y de su acento, me dejaba llevar, entonándolos. Como el viento. Con el viento. Con la oración de la tierra. Así nacieron las primeras canciones: Cómo chove miudiño, Un repoludo gaiteiro, Aló nas tardes serenas y Pra Habana. Sí, Pra Habana es también de aquella época, pues recuerdo que en el verano del 69 acudí al Festival de la Juventud en Alar del Rey y la canté, acompañándome con una guitarra que alguien me prestó. Ante mi sorpresa, pues no lo esperaba, la verdad, me dieron el primer premio: la Galleta de Oro y unos dineros con los que enseguida compré mi primera guitarra. La llave del otoño que me llevó a París. Allí continué leyendo y rondando a Rosalía, al margen de otros estudios y quereres. En Follas Novas encontré poemas más intimistas en los que Rosalía se expresaba como poeta romántica, sin más precisión geográfica; poemas impregnados, me parecía a mí, de un dolor existencial, sobre todo en su último libro, En las orillas del Sar. El estudio y la afición de aquellos años dieron como fruto un disco grabado en 1975. Desde entonces no he dejado de cantar a Rosalía. Su repertorio me acompaña siempre, y raro es el concierto en que no cante alguna canción suya. Este disco contiene una renovada interpretación de aquellas primeras canciones y de otras que compuse posteriormente.

Quiero decir algo ahora acerca del acompañamiento musical que aparece en esta edición: la guitarra y el violonchelo han sido siempre los instrumentos preferidos para arropar mi canto. Así grabé aquel primer disco dedicado a Rosalía, en el 75. Sin más. En esta ocasión he contado con dos buenos amigos y violonchelistas, compañeros de muchos años y escenarios: Mariana Cores y Rafael Domínguez. También está, cómo no, otro viejo amigo, Cuco Pérez, tocando el acordeón. A Cuco le conocí cuando vivía yo en su ciudad, Segovia, allá por el año 77. Ya en 1980 participó en el disco Lelia Doura, dedicado a las Cantigas de amor y de amigo de los primeros trovadores galaico-portugueses. Desde entonces sigue siendo un cómplice habitual en mis discos y conciertos. Completa este núcleo instrumental el violinista Juan Luis Gallego, que tantas veces me ha acompañado también en el Cántico Espiritual de San Juan de la Cruz. Quise invitar además a otros músicos y cantores para subrayar el carácter particular de algunos poemas. De este modo, aun conservando el sonido natural y propio de nuestros conciertos en directo, la presencia de estos artistas invitados añade una riqueza coral al disco. Me siento afortunado por cantar con ellos: Nani García es pianista, compositor y productor, tiene su propio grupo de jazz y es el autor del arreglo de la canción que abre el disco, ¿Quén non xime?. Os Rosales es un grupo familiar de músicos populares de los que suelen animar las romerías tradicionales; así los descubrí, llamándome la atención por su desparpajo; me pareció que eran la compañía adecuada para adornar las golferías amorosas de Un repoludo gaiteiro. Otro tanto puedo decir del grupo de Pandereteiras de Baio: qué repiqueteo delicioso de panderetas y qué frescura de voces en aquellas tardes serenas… A Uxía la conocí hace años cuando era la voz del grupo de música folk Na Lúa; ella es la voz femenina más emotiva y arraigada de Galicia; aquí presta su voz a una joven campesina que revive las fantasías de la lechera del cuento, mientras su compañero, con los zuecos en la tierra, con cierta retranca, le aconseja una húmeda paciencia: Vamos bebendo.

Recupero finalmente tres temas grabados con la Orquesta Real Filharmonía de Galicia: en A xusticia pola man, Nuria Espert subraya con su voz el drama de la mujer que se toma la justicia por su mano, después de ser maltratada y vejada por aquellos que tienen fama de honrados en la villa; Ginesa Ortega ahonda con su desgarro flamenco la desesperanza y la desolación de Rosalía, en su ocaso vital, en las orillas del río Sar. Y la canción que cierra el disco es una recreación sinfónica de la balada Negra sombra, que compuso Juan Montes (18401899) y que forma parte ya del folclore gallego.

Todo regresa a su origen. La poesía es como un mar que le devuelve a los ríos su antigua memoria. El agua de lo que vivirá para siempre, Rosalía.

Amancio Prada

 

 

Publicado en: DISCOGRAFÍA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR